Relación del lince ibérico con otros carnívoros

El lince ibérico comparte su territorio con otras especies de carnívoros a los que acepta en menor o mayor medida en función de la competencia alimenticia que le supongan. Así, en el hábitat propio del lince ibérico: el monte mediterráneo, se encuentran otras especies de carnívoros como el zorro (Vulpes vulpes), el meloncillo (Herpestes ichneumon), el tejón (Meles meles) o la gineta (Genetta genetta) entre otros.
Las relaciones entre estas especies de carnívoros que comparten hábitat son fundamentales para mantener el equilibrio de los ecosistemas. Miguel Delibes, en su libro La naturaleza en peligro, define el rol tan importante que tiene el lince ibérico en el bosque mediterráneo: el de “matón de barrio”; y resume con esta frase las relaciones interespecíficas en la comunidad de carnívoros de este ecosistema: “A los débiles del barrio les beneficia que exista un matón, ya que, aunque exija y cobre sus prebendas, les libra de otros matoncillos menores, que en conjunto siempre piden más”. Vamos a profundizar un poco más en las relaciones y comportamientos que mantienen linces, zorros, tejones y meloncillos para saber… ¿quién manda aquí?.

El Zorro

Se trata del carnívoro más extendido en el mundo dada su elevada versatilidad para alimentarse y para vivir en hábitats tan dispares como el subártico o el desierto. Es sin duda el mayor y mejor cazador oportunista que existe, una especie que aprovecha las situaciones más propicias y de mayor debilidad de sus competidores para multiplicar sus poblaciones.
El continuo descenso sufrido por la población de linces ha sido uno de los factores que ha jugado a favor del aumento de las poblaciones de zorros en Doñana. Éstos, consumidores habituales de conejos (53% de la biomasa anual consumida. Fedrianni, 1997) han adaptado su coexistencia con el lince Ibérico modificando su patrón de utilización de hábitats. Así, en las horas del día en las que los linces presentan menor actividad, los zorros acuden en mayor medida al matorral, hábitat por excelencia del lince Ibérico, y rehuyen de estas áreas acudiendo a los pinares, en las horas que los linces se encuentran más activos. Lo que demuestra una conducta evasiva de los cánidos para disminuir la probabilidad de contacto con los linces (Fedriani, 1999). Trabajos más recientes confirman esta plasticidad de los zorros para aumentar su actividad diurna y disminuir la nocturna con el fin de evitar encuentros con los linces (Álvarez, 2017).
En cuanto a la alimentación, el zorro es una especie que aprovecha los recursos que más fácilmente tiene al alcance en cada estación del año, presentando una dieta muy generalista que abarca conejos, escarabajos, frutos, carroña, etc. El lince por contra, es un cazador especialista que necesita de la disponibilidad de conejos (medianos y grandes principalmente como se puede ver en el gráfico adjunto) para salir adelante (97-99% de la biomasa consumida anualmente. Fedriani, 1999). Es debido a esta competencia por el conejo por lo que el lince Ibérico no tolera en su territorio la presencia de zorros, dando muerte a los mismos cuando se producen encuentros entre ambas especies. Estos episodios conflictivos, o esta mayor rivalidad, se hace más conspicua en la época de reproducción de ambas especies, cuando aumentan las necesidades de alimento como consecuencia de las nuevas camadas.

Dieta del zorro:

%

CONEJO

%

CARROÑA

%

INVERTEBRADOS

%

FRUTOS

%

OTROS VERTEBRADOS

El Tejón 

 

Este gran mustélido es una especie omnívora con un amplio abanico trófico donde se incluyen lombrices, insectos, vegetales y micromamíferos. En Doñana sin embargo, el tejón añade otra presa más a este abanico por la que presenta una gran predilección: el conejo (61% de la biomasa consumida anualmente. Fedrani, 1999); o más específicamente los gazapos, que captura en las propias madrigueras dada su gran habilidad para excavar (en la figura de arriba se aprecia como los conejos que pesan menos de 200 gramos son los que principalmente cazan los tejones). Es por tanto una especie más recolectora que cazadora, a diferencia de linces y zorros, puesto que dedica más energía en la búsqueda de la presa que en su captura.
Según estudios, el tejón no modifica sus conductas por la presencia de linces en la zona, debido a una ausencia de interferencias entre ambas especies motivadas fundamentalmente por el diferente modo de búsqueda del alimento. Sin embargo en verano, cuando el número de gazapos es menor, el tejón preda también sobre conejos de tamaño mediano compitiendo con linces y zorros.
“A los débiles del barrio les beneficia que exista un matón, ya que, aunque exija y cobre sus prebendas, les libra de otros matoncillos menores, que en conjunto siempre piden más”.

Miguel Delibes de Castro

Ed.Temas de Hoy. 2001., La Naturaleza En Peligro

Dieta del tejón:

%

CONEJO

%

INVERTEBRADOS

%

FRUTOS

%

Otros vertebrados

El Meloncillo

El meloncillo es un carnívoro de hábitos claramente diurnos, teniendo unos picos máximos de actividad entorno a las 14:00 horas (Palomares y Delibes, 1992). Se trata de un cazador generalista cuya dieta incluye conejos, reptiles, micromamíferos, aves, carroña, huevos, insectos, crustáceos, etc. Este amplio espectro alimenticio le permite aprovechar en cada estación aquellos recursos que se encuentren más fácilmente disponibles.
Estudios en Doñana han permitido conocer que el meloncillo evita aquellos territorios con presencia estable de linces, siendo más frecuente su presencia en aquellos donde el felino está ausente. Estos estudios se han realizado localizando rastros y huellas de meloncillos en diferentes zonas, apreciándose que en las zonas donde no habitan los linces, el número de huellas de meloncillos es 3,6 veces máyor que en zonas con presencia de linces (Palomares, F. 1998).
Cuando se producen encuentros entre ambas especies el lince intenta acabar con su competidor, habiéndose producido observaciones directas de estos ataques que tienen como final habitual la muerte del meloncillo.
Lince ibérico enfrentándose a un meloncillo en el Parque Nacional de Doñana. Fotografía R. Varadé – Boletín Programa Ex-situ Lince ibérico.
Hemos visto como el lince ibérico se relaciona con otras especies de carnívoros con las que comparte hábitat. Salvo los tejones, con quienes no parece competir de forma directa, el resto de comunidades de carnívoros de tamaño mediano como zorros, meloncillos y también ginetas (aunque en este post no hayamos hablado de ellas) , se ven afectadas por la presencia en el territorio de este cazador solitario. El lince ataca y mata activamente a todos los pequeños carnívoros que encuentra durante sus desplazamientos. En las zonas linceras, las densidades de otros carnívoros disminuyen de forma drástica, debido tanto a la mayor mortalidad provocada por el felino, como a la respuesta conductual de estas especies que evitan esos territorios con presencia estable de linces donde tienen mayor probabilidad de ser predadas. La frase que destacamos al inicio de esta entrada de Miguel Delibes sobre el papel tan relevante que juega el lince en el equilibrio del ecosistema,  se ve reforzada con los resultados de  estudios que demuestran el efecto positivo que supone la presencia de lince ibérico sobre las densidades de conejos de la zona (Palomares, 1995), principalmente por este control en la comunidades de otros carnívoros que también tienen en el conejo una de sus principales fuentes de alimentación.

Una hembra y un macho de lince ibérico junto al cadáver de un meloncillo que acaban de cazar en la sierra de Andújar (Jaén). La hembra se restriega en la roca una herida causada durante el enfrentamiento mientras el macho vigila a su víctima. Fotografía: Inma Muela Arroyes. www.iberusmedioambiente.com

Es importante que acabemos esta entrada con una reflexión final tras haber estado hablando de las relaciones interespecíficas entre carnívoros del monte mediterráneo, y es que esta no es  una historia de malos y buenos, se trata de una historia natural, donde las relaciones, los procesos, las interacciones entre todas las piezas del ecosistema se han ido puliendo durante cientos de miles de años para buscar un equilibrio. Es nuestra obligación conocer y entender estas relaciones para evitar afectarlas o ayudar a recuperarlas en el caso que ya lo hayamos hecho. Zorros, tejones, meloncillos, ginetas, linces, todos tienen un papel protagonista y fundamental para entender la historia del monte mediterráneo y preservar su equilibrio.

 

Referencias:

  •  Álvarez Bermúdez, A., Garrote Alonso, G., Perez de Ayala, R. 2017. Influencia del lince ibérico (Lynx pardinus) en la actividad circadiana del zorro (Vulpes vulpes). SECEM
  • Fedriani, J. M. 1997. Relaciones interespecíficas entre el Lince Ibérico, Lynx pardina, el Zorro, Vulpes vulpes, y el Tejón, Meles meles, en el Parque Nacional de Doñana. Tésis doctoral. ISBN. 9788469319123.
  • Fedriani, J. M., Palomares, F., and Delibes, M. 1999.  Niche relations among three sympatric Mediterranean carnivores. Oecologia 121: 138-148.
  • Palomares, F. Delibes, M. 1992. Circadian activity patterns of free-ranging Large Gray mongooses Herpestes ichneumon. Journal of Mammalogy, 73(1): 173-177.
  • Palomares, F., Gaona, P., Ferreras, P., and Delibes, M. 1995. Positive Effects on Game Species of Top Predators by Controlling Smaller Predator Populations: An Example with Lynx, Mongooses, and Rabbits. Conservation Biology 9(2): 295-305
  • Palomares, F., Ferreras, P., Fedriani, J. M., and Delibes, M. 1996. Spatial relationships between Iberian lynx and other carnivores in an area of south-western Spain. Journal of Applied Ecology 33: 5-13.
  • Palomares, F., Ferreras, P., Travaini, A., and Delibes, M. 1998. Co-existence between Iberian lynx and Egyptian mongooses: Estimating interaction strength by structural equation modelling and testing by an observational study. Journal of Animal Ecology 67: 967-978.
  • Muela, I. 2018. Batalla campal entre linces y meloncillos. Quercus nº383. Enero 2018.

¿Te ha parecido interesante?, pues anímate a dejarnos tu comentario:

7 Comentarios

  1. Andreu Escolà

    Muy interesante, y completo.

    Responder
  2. Raissa

    Muito didático e informativo! Conseguiram “traduzir” artigos científicos de forma agradável de se ler. Continuem produzindo matérias como essa!

    Responder
    • ellinceiberico.com

      Obrigado Raissa! Precioso comentario porque eso es justamente lo que buscamos con nuestra web, atraer al público hacia la conservación de la biodiversidad mediante artículos interesantes, fáciles de entender por todos a la vez que atractivos en diseño. ¡Seguiremos haciéndolo! Gracias.

      Responder
  3. Inma Muela Arroyes

    Muy completo, didáctico y riguroso. Gracias por el aporte y por ayudar a compartir y divulgar ciencia y naturaleza en estado puro. Fantástico.

    Responder
    • ellinceiberico.com

      Muchas gracias Inma a ti por compartir la fotografía de la pareja de linces tras enfrentarse al meloncillo.Una imagen siempre vale más que mil palabras y gracias a ti nos hemos ahorrado mil al hablar de las relaciones interespecificas del lince ibérico.

      Responder
  4. Angel

    Me ha gustado la presentación pero hecho en falta la comparación con el gato montes (Felis silvestris silvestris), especie también protegida, de similares hábitos alimenticios, horarios de actividad pero de menor talla y que se encuentra en franca regresión en la península ibérica. Quizás el “matón de barrio” se acabe convirtiendo en un “dictador” favorecido por una “potencia” interesada como el ser humano.

    Responder

Deja tu comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons