Origen del lince ibérico

¿Cuándo apareció el lince ibérico?

El lince ibérico lleva habitando nuestro planeta más de un millón y medio de años, entre 1,6 y 1,7 millones de años para ser más exactos (Boscaini, 2015) -momento aquí para recordar que nosotros, los humanos modernos, los Homo sapiens, apenas llevamos por aquí 200 mil años- pero, ¿dónde apareció el primer lince?, ¿de dónde proviene?, ¿siempre ha vivido solo en la península ibérica? Vamos  a intentar resolver alguna de estas cuestiones en los siguientes párrafos.

Cuatros especies de linces por el mundo

En el mundo existen actualmente cuatro especies de linces. Dos habitan en Norteamérica: el lince canadiense (Lynx canadensis) y el lince rojo (Lynx rufus); y otras dos en Eurasia: el lince boreal (Lynx lynx) y el lince ibérico (Lynx pardinus). Hoy día se sabe que estas cuatro especies que conforman el género Lynx tuvieron un ancestro común, el Lynx issiodorensis  (Kurten, 1978Johnson and O’Brien 1997). Esta especie de lince prehistórica surgió en África hace unos 4 millones de años, durante el periodo conocido como Plioceno inferior, y desde aquí se dispersó rápidamente  por Europa y Asia donde permaneció hasta hace aproximadamente 2 millones de años, momento en el que se extinguió.

El primer linaje del género Lynx actual, de los cuatro existentes, que divergió de este ancestro común fue el del lince rojo: los bobcats, hace 2,5 millones de años (Johnson y O’Brien, 1997) como consecuencia de la llegada a Norteamérica del Lynx issiodorensis a través del estrecho de Bering.

El Lynx issiodorensis surgió en África hace cuatro millones de años y es el antepasado común de las cuatro especies de linces actuales.

Más tarde se produjo la aparición del lince ibérico hace unos 1,6-1,7 millones de años, en la península ibérica a partir de una población de Lynx issiodorensis que queda refugiada y aislada allí durante uno o varios episodios glaciares, dando lugar a una nueva especie de lince adaptada perfectamente a la caza de un tipo de presa muy abundante y endémica de esta zona del planeta, el conejo, el cuál tiene su origen también en la península ibérica hace unos 3 millones y medio de años.

Por otra parte, a mediados del Pleistoceno, poblaciones de Lynx issiodorensis que habitaban en Asia dieron lugar a la aparición del lince boreal, quién más tarde ampliaría su distribución a gran parte de Europa, siendo esta especie de lince la que volvió a cruzar el estrecho de Bering hace unos 0,2 millones de años hacia Norteamérica y dio lugar a la cuarta especie de lince actual, el lince canadiense.

Distribución prehistórica del lince ibérico

Tanto los registros fósiles, como los análisis moleculares, coinciden en la fecha en la que apareció el lince ibérico: en torno a 1,6-1,7 millones de años. Los primeros restos fósiles de esta especie de los que se tiene constancia aparecen en la cueva Avenc Marcel (Vallirana, Barcelona) y datan del periodo Villafranquiense Medio-Tardío (Boscaini, 2015). Desde entonces ha sido considerada una especie endémica de la península ibérica, pero, ¿sólo habitó aquí?, la respuesta es no.

Los paleontólogos han encontrado registros fósiles de lince ibérico al norte de Italia (que datan del Pleistoceno tardío) y al sur de Francia (que datan de un tiempo más reciente, del Holoceno), aunque hay autores que defienden que los restos son de una especie de lince hermanada con el lince ibérico denominada lince de las cavernas Lynx spelaea, lo cierto es que los estudios más recientes desechan esta clasificación y los consideran como propios de la especie lince ibérico (Boscaini, 2016). Así es que el lince ibérico cruzó los Pirineos para distribuirse por el sur-occidente de Europa en el Pleistoceno medio para volver a quedar recluido exclusivamente en la península ibérica en periodos más recientes. En ese tiempo que el lince ibérico habitó el sur-occidente de Europa compartió distribución con el lince boreal, encontrándose frecuentemente restos de ambas especies en las mismas excavaciones paleontológicas.

La distribución del lince ibérico abarcaba el sur de Francia y el norte de Italia. El lince boreal también coexistió junto al lince ibérico en la península.

¿Hubo linces boreales en España?

Y la pregunta ahora sería ¿y el lince boreal, llegó a cruzar los Pirineos para distribuirse por la península ibérica también?. Pues sí, hay hallazgos y estudios recientes que confirman la coexistencia de las dos especies de linces europeas en la Península (Rodríguez-Varela, 2015), con una mayor presencia del lince boreal en la zona norte peninsular mientras que el lince ibérico ocuparía principalmente la mitad meridional de la península (Clavero, 2013).

Localización geográfica de restos fósiles de lince ibérico y lince boreal en el occidente europeo.

Artículos para profundizar.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *