huellas y rastros del lince ibérico

La huella del lince ibérico

El rastreo de fauna salvaje.

¿Has visto alguna vez un lince ibérico?, ¿sí?, pues puedes sentirte una persona muy afortunada, pues los hábitos crepusculares de esta especie; la baja densidad de animales que hay en cada zona donde habitan, y su capacidad de mimetizarse  con el monte mediterráneo, lo convierten en un animal casi invisible para los humanos, y  hacen que las oportunidades de observación sean aún más emocionantes. 

A pesar de la dificultad de avistamiento directo, existe una ciencia milenaria que nos permite saber side la presencia de esta especie, así como de cualquiera otra de la fauna salvaje que habite en el entorno donde nos encontramos, que contiene además la magia de transformar cada salida al campo en un entretenido reto de acertijos y puzles por resolver. Esta ciencia milenaria es el rastreo, que nos ayudará a detectar la presencia de este felino mediante la identificación de sus rastros y huellas.


Huella lince ibérico camiseta Doñana
TIENDA ON-LINE
La Huella del Lince Ibérico

La huella que la pata delantera izquierda de un lince ibérico ha dejado marcada en la arena del Parque Nacional de Doñana, ha sido grabada en esta camiseta para que siempre vaya contigo. ¡Promueve la conservación de nuestra fauna y nuestros espacios naturales!


El rastreo es un compendio de conocimientos que ayudan a la interpretación de los indicios que quedan registrados en el medio tras la actividad de los animales salvajes (o domésticos): una huella, un excremento, unas marcas, unos pelos…

Gracias al rastreo podemos, con solo saber leer las señales que tenemos delante, reconstruir una escena de caza entre un preparador y su presa ocurrida en ese mismo lugar varias horas antes de nuestra llegada ; o revivir un momento de descanso de un ciervo, que ha emprendido la huida hace solo unos minutos debido a nuestra presencia cercana; o quizás, asombrarnos al interpretar el encuentro entre dos escarabajos peloteros que luchan por hacerse con una bola de excrementos… todo queda escrito en la tierra y solo es necesario saber leerlos.

Los Rastros del Lince

ellinceiberico.com

Vamos a ver en detalle los tipos de rastros más comunes que nos pueden ayudar a identificar la presencia de lince ibérico en el medio natural. Conozcamos cuáles son las señales o indicios más frecuentes  que deja tras su actividad diaria el fantasma del monte mediterráneo.

Las huellas del lince ibérico.

Las marcas dejadas en el sustrato tras el paso de un lince ibérico son el principal indicio que podemos encontrar de su actividad y al que debemos prestar más atención.

Es imprescindible comenzar diciendo que, si bien definiremos las morfología, dimensiones y características más frecuentes que nos ayudarán a identificar una huella de lince ibérico, una sola huella por si sola puede perder fuerza de identificación frente a un rastro formado por varias de ellas. Siempre que detectemos una huella que parece de lince ibérico, siempre será prudente tratar de constrastarlo con el resto de huellas que el animal debe haber dejado también a su paso. En el momento que varias parezcan de lince ibérico estaremos más cerca de su identificación.

Este punto anterior nos gusta detallarlo así porque tanto el tipo de sustrato, la actividad del animal, la deformación de la huella por el viento, etc.. pueden hacer que huellas de otras especies se parezcan a la del lince, así como que una huella de lince podamos confundirla con la de otra especie.

Leamos no solo una huella sino el entorno de la misma.

Huellas de felinos en la península ibérica

El lince ibérico, como el resto de especies que forman parte de la familia de los felinos (leones, tigres, caracales, gatos, etc.), tienen unas huellas muy características y, generalmente, fácilmente identificables en el campo por tener todas un patrón similar que las diferencian bien de otras familias de animales:

  • Trilobulado en la base de la almohadilla plantar.
  • Frontal de la almohadilla plantar bilobulada.
  • Marcan solo cuatro huellas digitales en forma de arco que dan un aspecto redondo a la huella.
  • No marcan las uñas.

Algo más complejo sin embargo, es diferenciar las huellas de dos especies de felinos, puesto que en morfología son prácticamente idénticas y solo será el tamaño diferente que existe entre las especies será la característica que nos ayudará a discernir si la huella de felino que tenemos delante, pertenece a un gato doméstico o a un león africano.

En la península ibérica conviven dos especies de felinos junto al lince ibérico, el gato montés (Felis silvestris) y el gato doméstico (Felis catus), cuyas huellas son idénticas en morfología pero ambas son más pequeñas que las del lince. Las tres especies pueden cohabitar en la mismas zonas (lamentablemente los gatos domésticos asilvestrados cada vez son más frecuentes en el medio natural y ponen en serio peligro a la fauna salvaje) por lo que debemos saber las diferencias en cuanto a dimensiones de estos tres felinos para no errar en la identificación.

A modo de regla mnemotecnica podemos recordar esta cuenta atrás: 5,4,3…para diferenciar las huellas de las tres especies.

Las huellas del lince ibérico rondan los 5 cm de radio, las del gato montés están en torno a 4 cm (Urra. F. et al. 2014) y las del doméstico en torno a 3 cm.

Huellas de un lince ibérico tras cruzar una carretera
Huellas de un lince ibérico tras cruzar una carretera

 

Huellas lince ibérico

Características de las huellas del lince ibérico.

  • Marca una almohadilla plantar y cuatro digitales.
  • Las almohadillas digitales son grandes, alargadas y con el borde externo ligeramente en forma  de punta.
  • No suelen dejar marcas de uñas, al ser éstas retráctiles y mantenerse enfundadas prácticamente en todo momento.
  • El borde trasero de la plantilla plantar presenta tres lóbulos. Esta peculiaridad diferencia a la familia de los felinos de prácticamente el resto de fauna.
  • En la almohadilla plantar de las huellas traseras, el tri-lobulado es más marcado que en las huellas delanteras, destacando más el lóbulo central sobre los dos de los externos.
  • El borde frontal de la almohadilla plantar presenta dos lóbulos.
  • La almohadilla digital más sobresaliente indica el lado interior de la huella, permitiéndonos así diferenciar si se trata de una huella de una extremidad del lado derecho o del izquierdo.
  • Las huellas de las patas traseras son algo más alargadas que las huellas de las patas delanteras que son más redondeadas.

Medidas de las huellas del lince ibérico.

Huellas de lince ibérico
Huella del pie (arriba) y la mano (abajo) izquierdos de un lince ibérico en la arena.
Huellas de lince ibérico en la arena.
Huella del pie (arriba) y la mano (abajo) de un lince ibérico en la arena

Dimensiones de las huellas de lince ibérico
LARGOANCHO
MANO4,93 cm (4,40-5,5)5,00 cm (4,40-5,60)
PIE5,31 cm (4,70-6,70)4,40 cm (4,00-5,20)
J.Calzada. 2005.

¿Podemos diferenciar el sexo de un lince ibérico por sus huellas?

Obtener la mayor cantidad de información de un animal por los indicios que ha dejado en el monte, es el objetivo de cualquier rastreador.

Mucha de esos datos pueden extraerse de los tipos de rastros hallados: ¿el animal estaba corriendo?, ¿descansaba?, ¿andaba de forma tranquila?,… Esta información puede relacionarse con el tipo de comportamiento que muestran los animales en función de su edad, sexo o estado de salud. Por ejemplo, los machos reproductores se caracterizan por su carácter territorial y su patrullar y marcaje continuo en su área de campeo, por contra, los ejemplares más jóvenes, se centran en carreras continuas y saltos a modo de juego con sus hermanos de camada.

El entorno donde aparecen esos rastros también puede proporcionarnos una valiosa información sobre el animal que los ha dejado. Así, la actividad de un animal de edad avanzada o un joven subadulto será más frecuente detectarla en zonas subóptmas, donde la calidad del hábitat será menor, debido a que los territorios más valiosos estarán ya ocupados por animales territoriales maduros, y este hecho vendrá marcado entre otras cosas, por la ausencia de indicios de su presa principal: el conejo.

Fran, la odisea de un lince que huyó hacia la tierra quemada.

por José María Galán. Guía del Espacio Natural de Doñana.

En este artículo se describe un caso práctico de uso del rastreo para intentar localizar un ejemplar de lince ibérico.

Camiseta huella lince mujer verde
CAMISETA MUJER
Huella lince ibérico

Ya sabes identificar la huella de un lince ibérico, ahora es el momento de llevarla siempre contigo y ensalzar así el valor de nuestra fauna y nuestros espacios naturales protegidos.

¡Regala naturaleza!

La presencia de huellas de cachorros acompañando en su desplazamiento a las huellas de un adulto puede ser indicativo de que se trata de una hembra territorial que se desplaza en busca de caza junto a su camada del año.

Otro tipo de rastros que podemos asociar al sexo de los individuos son las arrastraderas, un rastro precioso del que hablaremos más adelante y que se asocia al transporte de alimento de las hembras reproductoras a sus cachorros.

Pero, hay otro modo en los rastros del lince ibérico que es más directo para diferenciar el sexo de los ejemplares mayores de un año.

Un grupo de especialistas en rastreo de lince ibérico (Pardo, A. et al. 2013), hizo una comparativa entre las medidas de las huellas delanteras y traseras de machos y hembras de más de un año de edad y, detectaron, que las medidas de las huellas de las patas traseras difieren entre sexos y prácticamente no se solapan. Si tenemos la oportunidad de medir una buena huella trasera de lince ibérico en la arena, sería posible saber si se trata de un macho o una hembra adulto.

Otros rastros del lince ibérico

No es fácil mantener a los intrusos alejados cuando tu territorio es tan extenso. Por este motivo el lince precisa continuamente dejar señales en lugares estratégicos a modo de avisos tipo “Cuidado con el lince de esta casa” para mantener así a sus competidores informados de lo que les espera si deciden adentrarse en su territorio. Asimismo, estas marcas deben servir como sistema de comunicación eficaz para que hembras y machos sepan de la presencia el uno del otro y de su grado de receptividad cuando el momento de la reproducción se acerca. 

El lince ibérico utiliza principalmente la orina y los excrementos como marcas olfativas, y ambas pueden ser detectadas en el campo. Vamos a ver cómo son éstos y otros rastros del lince ibérico.

Excrementos de lince ibérico: identificación. 

Cuando tienes que asegurarte que todo el mundo sepa de tu presencia en el territorio, debes seleccionar lugares estratégicos para llevar a cabo el marcaje de la zona. Deben ser lugares visibles o fácilmente detectables por el resto de competidores. Es por este motivo que el lince ibérico suele depositar sus excrementos en cruces de caminos, veredas  o cortafuegos

Como los lugares claves son muy específicos y no abundan, el lince suele marcarlos de forma recurrente, formando así grandes letrinas donde se acumulan excrementos de diferente edad en el mismo sitio. Este comportamiento de construir letrinas es una de las características principales que puede ayudarnos a identificarlos, pues no hay muchas especies en el monte mediterráneo que tengan este comportamiento.

Los excrementos son cilíndricos, de unos 22 mm de diámetro, color oscuro y olor característico cuando están recién depositados que puede ayudar a la identificación. Con el tiempo, el color oscuro va adquiriendo una tonalidad más grisácea y seca.  

Un excremento recién depositado suele presentar el aspecto de un solo cuerpo cilíndrico alargado, y según va pasando el tiempo se divide en varios cuerpos independientes (3 a 5). En ocasiones el lince efectúa unos arañazos con sus patas traseras en el sustrato antes de depositarlos.

Los excrementos de lince están formados en su práctica totalidad por pelos de conejos y huesos del lagomorfo.

Marcaje con orina. 

El lince proyecta la orina hacia atrás y hacia arriba en forma de espray, impregnando rocas y arbustos con el fin de marcar continuamente su territorio. Estas marcas tienen un olor intenso y fácilmente reconocible cuando se depositan de forma continuada.

El hecho de que elija siempre los mismos puntos de marcaje puede llevar que la urea cristalice y adquiera un aspecto sólido. Este hecho llevó en la antigüedad a escribir sobre la “piedra de lince” a la que se le asociaban poderes curativos. En este artículo se detalla más al respecto de esta misteriosa “piedra de lince” y la confusión que existía con los fósiles de belemnites.

Restos de presas.

Los restos semi-devorados de un conejo en mitad del monte pueden ser indicativos de la presencia del lince ibérico. Este felino suele comerse toda la piel, músculos y huesos del conejo, y prácticamente solo deja el aparato digestivo por consumir.

Existen diferencias entre linces jóvenes y adultos en cuanto a los restos de presas que no devoran. Así, los linces adultos suelen desechar la cabeza , las manos, los pies y en ocasiones, grandes trozos de piel;  los jóvenes sin embargo, rara vez desperdician la cabeza (Pereira, P. 2003).  

Arrastraderas. 

Este característico rastro se marca en los sustratos blandos y se origina como consecuencia del traslado de los conejos apresados hacia el lugar de consumo.

Arrastraderas lince iberico

El lince mantiene agarrada a su presa con una fuerte mordedura en la zona de la nuca mientras camina. En ese andar tranquilo,  las patas del conejo, que van rozando el suelo,  van marcando en la arena un rastro continuo y sinuoso debido al trote del depredador, quedando así marcado en la arena, entre las huellas delanteras y traseras del felino, una línea continua y sinuosa.

Bibliografía.

  • Calzada, J. 2005. El lince ibérico, Lynx pardinus, biología y distribución general de la especie. Curso Herramientas para la gestión del lince ibérico. Grupo Lince de la SECEM.
  • J.M.Galán. 2007. Guía ilustrada de las huellas y rastros de la fauna de Doñana. DNA S.L.
  • Pardo, A.J., Penabad, L., Galán, J.M. 2013. Caracterización icnológica del lince ibérico (Lynx pardinus) (póster). XI Congreso de la SECEM.
  • Pereira, P. Rodríguez J.L. 2004. El lince ibérico: u tesoro expoliado. Edilesa Ed.
  • Urra F., Lozano J., Fernandes M., España A. J. & Monterroso P. 2014. El gato doméstico Felis silvestris Schreber, 1777. En: Calzada J., Clavero M. & Fernández A. (eds). “Guía virtual de los indicios de los mamíferos de la Península Ibérica, Islas Baleares y Canarias”. Sociedad Española para la Conservación y Estudio de los Mamíferos (SECEM). http://www.secem.es/guiadeindiciosmamiferos/

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *