Inicio » El conejo

Descripción

Los conejos y las liebres conforman la familia de los lepóridos dentro del orden de los lagomorfos, cuyos miembros se caracterizan por poseer grandes orejas y largas y potentes extremidades posteriores adaptadas al salto y la carrera.

En España existen tres especies de liebres y una de conejo: el Oryctolagus cuniculus, base alimenticia de muchas especies animales españolas, algunas de las cuales como el lince Ibérico y el águila Imperial, catalogadas como en Peligro de Extinción. Asimismo, se acepta la existencia de dos subespecies de conejos: el Oryctolagus cuniculus algirus y el Oryctolagus cuniculus cuniculus.

El tamaño corporal del conejo se encuentra entre los 34 a 45 cm; las largas orejas miden 6,5 a 7 cm, el pie posterior de 7 a 8,5 cm y la cola varía entre los 4 y 6 cm (Blanco, J., 1998).

Otra gran característica que presenta esta especie, es la existencia de un par de incisivos superiores detrás del primer par característico. La fórmula dentaria es 2.0.3.3/1.0.2.3. (28 piezas dentarias).

Cráneo de conejo

En el campo, la presencia de conejos puede detectarse fácilmente tanto por las características huellas que marcan en forma de “Y” de dimensiones de 3,5 x 2 cm, como por los numerosos excrementos redondeados, de 7 a 12 mm de diámetro y color oscuro, que depositan en cagarruteros de considerables dimensiones. Asimismo, otro tipo de rastro que se encuentra con facilidad, son las conocidas “escarbaduras”. Consistentes en agujeros superficiales de 3 a 5 centímetros de diámetro que realizan con objeto de buscar alimento.

Distribución

El conejo es propio de la Península Ibérica, donde cientos de años atrás ha sido una especie extremadamente abundante, hasta tal punto, que existe la hipótesis de que fue esta abundancia de conejos la que dio origen al nombre de Hispania, término que se piensa proviene de la voz fenicia I-Shapha-Im (isla de conejos).

Fue esta abundancia de conejos la que dio origen al nombre de Hispania

El conejo se encuentra distribuido en toda la Península Ibérica, Islas Baleares, Islas Canarias, las azores y Madeira. Si bien, como se muestra en el siguiente mapa, en la mitad sur de la península se encuentran las mayores densidades.

Mapa distribución conejo España

A partir de España, el conejo colonizó otros países y continentes, bien como resultado de un proceso totalmente natural o bien ayudado de la mano del hombre, fundamentalmente en lo que al comercio se refiere. En Europa, es frecuente encontrarlo en la mitad occidental, siendo una especie rara y/o inexistente en la zona oriental así como en la mayor parte de Italia y norte de Escandinavia.

Alimentación

El conejo es una especie herbívora que se alimenta principalmente de especies herbáceas en una tasa de entre 200 y 500 gramos diariamente. Cuando las herbáceas escasean, el conejo recurre a frutos, tallos tiernos de árboles y arbustos, raíces, etc.

Es característico de esta especie el ingerir los excrementos resultantes de la primera digestión, fenómeno conocido como “cecotrofia”. Así, el conejo produce dos tipos de excrementos, unos blancos y gelatinosos que reciben el nombre de cecotrofos y unos duros y redondeados que son el resultado de la ingestión de los anteriores.

La cecotrofia consiste en una doble digestión del alimento, lo que permite un aprovechamiento más eficaz de los nutrientes ingeridos. Esta práctica es una necesidad vital de esta especie.

Reproducción

El periodo reproductor del conejo va desde octubre a junio, siendo los meses más favorables, por ser en los que hay mayor disponibilidad de hierba por las frecuentes lluvias, Febrero, Marzo y Abril.

La gestación conlleva unos treinta días, tras los cuales se producirá una camada con un número de gazapos que oscila entre los 3 y 4. Los jóvenes conejos vienen al mundo ciegos y desprovistos de pelaje y transcurridas tres o cuatro semanas, ya merodearan la madriguera con un peso de entorno a los 150g y un aspecto similar al de los adultos.

En condiciones normales las hembras de conejo se reproducen entre 3 y 5 veces a lo largo del periodo reproductivo.

Enfermedades

El conejo ha sido una de las especies españolas con peor “fortuna” en los últimos 50 años, habiendo sufrido sus poblaciones unos drásticos descensos en toda la península así como en el resto de Europa.

Allá por el año 1953 fue cuando comenzó su declive, año en el que se tiene constancia que hizo su aparición en España el virus de la mixomatosis, inoculado por un Doctor francés a unos conejos que dañaban sus viñedos. Este virus, que se transmite con extrema rapidez, se extendió por toda la península, diezmando las poblaciones de conejo en cifras superiores al 90% en algunas zonas del país

Las poblaciones de conejo fueron haciéndose cada vez más resistentes a esta enfermedad por propia selección natural, y una vez que parecía que podrían volver a recuperarse y sobreponerse al virus de la mixomatosis, llegó a España la Enfermedad Hemorrágico Vírica (EHV), año 1988.

Actualmente, el conejo sufre en los meses de verano descensos de sus poblaciones debido a la mixomatosis y en los meses menos calurosos, es la EHV la que daña sin tregua sus poblaciones.

Por su relevancia, se dedicará un post más detallado a estas dos patologías.

 

0 comentarios

ellinceiberico.com

¿Nos sigues?

Facebook
Google+
Twitter
YouTube




Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons