Inicio » Alimentación » ¿Cuánto come un lince ibérico?

El primer paso para poder establecer programas o estrategias de recuperación de especies amenazadas debe ser conocer sus aspectos ecológicos y biológicos más relevantes. Los requerimientos alimenticios o necesidades tróficas: qué come, cuándo lo come y cuánta cantidad necesita comer, son tres cuestiones esenciales que investigadores de la Estación Biológica de Doñana dilucidaron en los años 90 para obtener más información del lince ibérico y que hoy sirven de base para las actuaciones de conservación que se desarrollan sobre este felino.

¿Qué come un lince ibérico y cuándo lo come?

El lince ibérico es un auténtico especialista, en este blog ya hemos dado respuesta a la pregunta: ¿qué come un lince ibérico? y vimos que el conejo (Oryctolagus cuniculus) supone entre un 85 y un 99% de su dieta.
Miguel Delibes estudió la evolución de la dieta del lince ibérico en el Parque Nacional de Doñana y diferenció tres periodos, según la diversidad de “otras presas” del lince, pero en todos siempre el conejo supuso más del 70% de las presas (Delibes, 1980):
  • De agosto a octubre: régimen muy estenófago, con poca diversidad trófica. El conejo supone el 90% de las presas capturadas por el lince y más del 90% de la biomasa ingerida.
  • De noviembre a febrero: los cérvidos aparecen en la dieta en un porcentaje del 12% al 15% de la biomasa devorada, presumiblemente debido a la llegada del celo en ciervos y gamos que debilitan las relaciones materno-filiales y los jovenes cérvidos tienen más riesgo de ser predados. El conejo se mantiene como la presa principal pero el resto de presas aumenta con respecto a otras épocas del año.
  • De marzo a julio: transición de nuevo hacia un régimen estenófago, donde toman especial relevancia las anátidas durante la primavera, especialmente en el mes de mayo.

Ecología energética

El alimento que un lince ibérico necesita capturar como mínimo al día es aquél que le permita recuperar el gasto energético producido en las actividades que diariamente realiza: desplazarse, cazar, comer y dormir. Debemos empezar conociendo cuánto tiempo dedica el lince ibérico a cada una de estas actividades para calcular el gasto de energía que le suponen.

Juan Aldama, investigador de la EBD, dedicó muchos años a desvelar los requerimientos tróficos del lince ibérico. Gracias a sus estudios y al seguimiento realizado sobre la especie, descubrió que los linces emplean una media de 10 horas diarias al descanso, siendo este valor, en los machos, variable según la estación del año. Así, en verano, cuando se obtienen las máximas temperaturas anuales, el tiempo dedicado al descanso aumenta significativamente (12,9 horas/día) (Aldama, J., 1991). El resto del tiempo lo emplean en desplazamientos, tanto para marcar su territorio como en busca de alimento.

Asimismo pudo comprobar que las distancias medias que recorren al día son de 9.0 kilómetros los machos y 6.7 kilómetros las hembras, influyendo también en este caso sobre los machos la estación del año, ya que los valores máximos se alcanzan en otoño-invierno (11.0 Km.) y los desplazamientos más cortos en verano (7.0 Km.).

Por último, estudió el tiempo que un lince dedica a comer una presa para poder calcular el gasto energético que les supone esta actividad, que definió en unos 50 minutos (variandos entre los 30 y los 72 minutos), siendo el gasto energético durante la caza minúsculo, puesto que las técnicas de caza de esta especie están basadas en su ataque certero por sorpresa mediante técnicas de espera o rececho y no en persecuciones prolongadas tras las presas.

Kilocalorías

Con toda esta información sobre el lince ibérico, los investigadores calcularon el gasto de energía que le supone al lince ibérico poder desempeñar cada una de las tareas en función del sexo y la edad de los individuos, siendo las necesidades energéticas de un macho adulto de unas 970 kilocalorías diarias, mientras que los requerimientos de una hembra adulta no reproductora rondan las 740 kcal./día (Aldama, 1994). Los linces tienen su mayor gasto energético en los desplazamientos (68% del gasto total diario en los machos) que realizan en sus áreas de campeo.

¿Cuánto necesita comer un lince ibérico?

Pues ya sabemos el gasto energético que tienen los linces al día, ahora es el momento de saber cuánto necesita comer como mínimo para recuperar este gasto. Como no todo el alimento que se ingiere es metabolizado, sino que parte se orina o se excreta, los investigadores de la Estación Biológica de Doñana lo primero que hicieron fue calcular las tasas de energía metabolizada.
Ya hemos comentado en este blog que  el lince es un carnívoro especialista, cuya dieta depende básicamente de una sola presa: el conejo. El conejo constituye de un 85% a un 99% de su dieta, independientemente de variaciones temporales y/o geográficas, el resto de presas conforman un porcentaje menor, por lo que es muy interesante saber cuántos conejos necesita un lince ibérico para poder sobrevivir.

Kilocalorías

Un conejo tiene un contenido calórico de unas 4,7 kcal/g (materia seca). Los estudios realizados por Juan Aldama y Miguel Delibes en Doñana hallaron que el porcentaje de digestibilidad de la biomasa consumida por los linces es del 83,5%, que descontando la energía perdida por la orina, la energía final metabolizada tras la ingestión de un conejo es del 72,7%
De este modo, de las 1.218 kilocalorías que tiene de promedio un conejo, 885 Kcal. son asimiladas por el lince.
Con el dato de la energía que un lince gasta en un día tras desarrollar su actividad (970 kcal machos; 740 kcal hembras) y el dato de la energía que obtiene al ingerir un conejo (885 kcal) se concluye que el consumo de conejos para que un macho adulto de lince ibérico no tuviera déficit de energía sería 1,1 conejos al día (402 individuos al año). Para las hembras (no reproductoras) sería 0,84 conejos al día (305 conejos al año).
Ampliando los estudios a los diferentes tipos de presas que los linces consumen en Doñana, se ha podido obtener unas cifras aproximadas sobre el número de capturas que necesitan realizar machos y hembras adultos en este espacio natural para cubrir totalmente el gasto energético anual.

El lince ibérico necesita comer un conejo al día para sobrevivir.

Requerimientos tróficos anuales

En las siguientes pestañas puedes consultar el consumo anual de los tres tipos principales de presas del lince ibérico según su sexo y edad:

Básicamente, en términos de requerimientos energéticos, se puede decir que el lince ibérico necesita comer un conejo al día para poder sobrevivir.

Requerimientos tróficos en el periodo reproductor del lince ibérico

Juan Aldama hizo una muy buena aproximación al coste energético de la reproducción en el lince ibérico, estudiando el gasto energético en las diferentes fases de ésta: celo, gestación, lactancia y dependencia nutricional de los cachorros. El momento de mayor consumo energético tiene lugar durante la fase de dependencia nutricional de los cachorros de su madre,  la cual tiene que cazar no solo para alimentarse ella sino a toda su camada. En esa etapa  el consumo energético diario de una hembra de lince ibérico con dos cachorros es de 2.191 Kcal/día lo que le supone la ingesta de 2,6 conejos al día para poder cubrirlo.

Este ejemplo de trabajos de investigación llevados a cabo para conocer los requisitos energéticos y tróficos del lince, muestra muy bien el rol tan relevante que juega la ciencia en su conservación, puesto que permite disponer de mucha información del lince ibérico básica para poder desarrollar, de la forma más eficiente posible, los programas de protección y recuperación.

Deja tu comentario:

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información. ACEPTAR

Aviso de cookies
Simple Share Buttons
Simple Share Buttons