¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Foro sobre la conservación y estudio de la flora silvestre y el reino fungi.

Moderadores: Nahuel, alvalufer

taxugaz
Mensajes: 1267
Registrado: Sab Dic 11, 2010 1:23 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por taxugaz »

Bueno, ahora hay otras plantaciones de Quercus, en Teruel se han plantado bastantes hectáreas con encinas micorrizadas para producción de trufa en los últimos años.
Pienso que los análisis polínicos lo que demuestran es que ni sólo pinos ni sólo Quercus, sino un mosaico de diferentes especies con avances y retiradas según los cambios del clima, ahora lo hemos convertido en otra cosa, tras miles de años de manejo con el fuego y las reforestaciones.
Pardus
Mensajes: 3845
Registrado: Mié May 30, 2012 9:45 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Pardus »

En Bizkaia hay una organizacion naturalista que esta comprando hectareas con dinero de voluntarios, donaciones altruistas de particules y empresas, tiene vivero propio y procura mantener genetica cercana, la politica es plantar de todo: robles, hayas, fresnos, olmos, serbales, abedules, castaños, tejos, acebos, etc. cercarlo con un buen cierre ganadero y dejarlo sin intervencion posterior, que sea lo que dios quiera.
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

Bueno, pues lo prometido es deuda...Vamos a ir poco a poco, y en una carrera de fondo dilatada a lo largo de días.

De entrada, debemos partir de la pregunta que abre este hilo "¿Cuál sería la política forestal idónea?", para España, se entiende. Esto incluye ya una variable importantísima y no carente de atención, y es que se supone que la cuestión debe encararse desde el momento presente, atendiendo a las circunstancias actuales, y eso dificulta enormemente cualquier respuesta, principalmente porque en función de los intereses ésta puede variar enormemente.

Como dije en su momento, yo no puedo o no quiero entrar al interés económico, sino que abordo la cuestión desde la perspectiva de restauración ecológica o resilvestramiento (rewilding), intentando aproximarme a buscar lo más parecido a una situación "primigenia", porque considero que ello dará respuesta conservacionista a muchos niveles, y en un porcentaje bastante mayor que cualquier otro tipo de orientación o motivación, aunque entiendo y asumo que resulta extremadamente difícil tratar de aproximarse a una realidad pasada muy diversa y heterogénea, que además está totalmente alterada en nuestro presente.

Sin embargo, y pese a todos estos matices y dificultades, sí creo que hay una base de partida para entender que la existencia de ecosistemas potenciales maduros en España fue un hecho, como prácticamente en cualquier otra parte del mundo, y que esto se vio inicialmente alterado por nuestra aparición en el territorio, con un primer impacto de cierto calado (desde 40.000 B.P.), que más tarde, en una segunda fase, desde el Neolítico (7.000-6.000 B.P.), asentó totalmente el proceso imparable de alteración y transformación del medio, afectando al elemento forestal.

No sabemos, ciertamente, cómo fue exactamente este tipo de ecosistema en el interglaciar anterior, que fue el más parecido al actual en el cual nos encontramos
El Riss-Würm, de hace 125.000 años, se consideraba hasta hace poco una fase muy forestal, pero ahora se tiende a pensar más bien en una especie de sabana europea, controlada por la megafauna, que se cerraría más en los montes, donde los grandes animales tenían más dificultades de acceso.
Las especies vegetales que aparecen son las mismas de hoy en día, pero vemos claramente que la distribución y combinación era muy distinta, pues había toda suerte de árboles, incluso de hoja caduca, por toda la Península, combinados con especies que hoy entendemos como claramente mediterráneas, coscojas, acebuches, etc.
Después vino la glaciación, el Würm, hace 100.000-80.000 años, y aunque poco a poco el ecosistema fue cambiando a grandes rasgos, en la zona mediterránea se mantuvo hasta hace al menos 35.000 años, donde en interestadial algo más cálido dentro del período glacial, aún se detecta en Levante aumento de porcentaje de especies como Olea europaea.

Y llegó entonces, hace entre 45 y 30.000 años atrás, el humano moderno, y dio la puntilla a cierta megafauna templada al límite de supervivencia, que ya nunca volvería a hacer acto de presencia.

En el máximo glacial las condiciones frías se hacen extremas, y la vegetación mediterránea queda confinada al litoral del sur y del este peninsular, recuperándose progresivamente durante el tardiglaciar, donde aún predominan pìnos y sabinas combinados con estepas y praderas.

Con el fin de la glaciación, y el paso al actual interglaciar holocénico, todo será ya distinto a fases anteriores, al menos en buena medida, primero, porque el ser humano moderno ha hecho su aparición, y la megafauna templada ha desaparecido.
El bosque se va desarrollar como nunca hasta entonces, tanto en la región eurosiberiana peninsular, como en la mediterránea, y eso es lo que hoy, desde nuestra perpectiva holocénica, entendemos como bosque potencial, primario o primigenio...Pero ya podemos ver que no lo era exactamente, estaba condicionado por las nuevas circunstancias de la ausencia de una megafauna controladora y/o transformadora-moldeadora, que había estado presente desde inicios del Cenozoico hacía nada más y nada menos que 65 milllones de años...

Y aún cambiarían más las cosas...Como vimos, la vegetación bien asentada, presumiblemente bosques maduros a los que los incendios naturales no parecían afectar demasiado, compuestos por toda suerte de quercíneas y otras frondosas en las umbrías, y con encinas, acebuches, madroños y matorral mediterráneo en las solanas, proliferaría durante milenios una vez acabada la glaciación y las primeras fases frías del Temprano Holoceno, hasta que el fenómeno neolítico impulsado por el hombre comenzó a trastocar seriamente el paisaje por efecto del fuego, del hacha, la azada y el sobrepastoreo...
Última edición por Sylvanus el Vie Abr 19, 2019 6:08 pm, editado 1 vez en total.
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

Pero a grandes rasgos, y al menos para la España Mediterránea, que parece generar la mayor controversia (no tanto la Eurosiberiana), lo que podemos leer una y otra vez en muchísima bibliografía de investigación, Paleovegetación, Antracología, Palinología, Peloecosistemas...es la tónica de, sí, una variedad forestal, eso nadie lo pone en duda, pero una variedad forestal que tenía una predominancia clara hasta el impacto Neolítico humano, y esa predominancia, era Quercus ilex y matorral asociado, con menor presencia de otras quercus y frondosas, y también presencia de pinus que se circunscriben sobre todo a sus áreas propicias, los extremos, los pisos supra y oromediterráneos, y los suelos más degradados o afectados por erosión (sí, como recolonizadores primarios tras incendios forestales naturales, en mi opinión para nada tan abundantes y frecuentes como hoy se pretende hacer ver, o bien como vegetación que llega allí donde otras más exigentes no lo hacen, acantilados costeros, etc.)

De forma lo más general posible, la predominancia por encima del resto nos indica que en la fachada mediterránea peninsular, la especie dominante durante el tardiglaciar, que comienza hace aproximadamente 16.000 años y se prolonga hasta hace 11.000, fue Pinus nigra (pino negral, salgareño o laricio), seguido por enebros y sabinas (Juniperus).
Acabada la Glaciación, entrado ya el Holoceno, con el paso al interglaciar actual, en la región mediterránea peninsular inicia su ascenso la curva de Quercus, ya presente antes, pero ahora como predominante, tanto Quercus ilex y coccifera, como otros Quercus de hoja caduca.
Durante la fase Atlántica, 8.000-6.000 B.P., en el Levante se observa principalmente una cohabitación de Quercus faginea (quejigo) y Quercus ilex-coccifera (Encinas, carrascas y coscojas), como claras especies predominantes, si bien en muchas zonas, que se suponen más abiertas, y de menor precipitación, existe también predominancia en esa alternancia con Olea europea (acebuche), Pistacia lentiscus (lentisco), Arbutus unedo (madroño) y Rosmarinus officinalis(romero).
Durante los primeros mil años de actividades agrícolas (recordemos que el Neolítico llega o se desarrolla a partir del 7.000 B.P.), no se observan grandes cambios significativos en la vegetación.
Pero a partir de entonces (hace 6.000 años), a los factores climáticos de cambio, que se inician con cierta bajada de temperaturas después del máximo climácico holocénico (8.000-5.000), hay que añadir un nuevo elemento transformación de enorme importancia y alcance sobre la vegetación: el hombre ganadero y agricultor en fase más avanzada y asentada.
Desde el Neolítico Medio la antracología comienza a registrar los primeros bioindicadores marcadamente claros de la acción humana sobre la composición vegetal del territorio.
En la fachada mediterránea peninsular ello se traduce en expansión de pinares secundarios de pino carrasco (Pinus halepensis) y garrigas dominadas por el acebuche y el romero.
En El Levante estas fases agrícola-ganaderas de transformación del medio son mucho más marcadas, donde garrigas y matorrales van a tomar una amplitud de enormes proporciones que se explican por la orientación o situación geográfica, dado que en las penínsulas meridionales mediterráneas las fachadas orientales tienen una capacidad de regeneración natural muchísimo menor o más limitada, ya que no reciben los vientos marinos procedentes del Oeste que traen siempre mayores precipitaciones.
La alteración o composición de la vegetación mediterránea en el levante peninsular a partir del 6.000 B.P., responde pues, principalmente, a cambios y transformaciones antropogénicas.

(Resumen de capítulo La Europa Mediterránea, El MarcoCronológico. Al Oeste del Edén. Las primeras sociedades agrícolas en la Europa Mediterránea. J.Bernabeu, J.E.Aura y E.Badal. Dep.Prehistoria y Arqueología Universidad de Valencia. Ed.Síntesis. 1993)

“La última glaciación (Würm) alcanzó su apogeo hace sólo unos 18.000 años, tras el que se produjo una mejoría climática durante el Tardiglacial y elPaleolítico superior, que favoreció una nueva expansión de bosques caducifolios y esclerofilos desde sus áreas de refugio, generalmente situadas en el litoral. Por lo que respecta a la Comunidad Valenciana, estos cambios comienzan a apreciarse a partir de los 15.000-13.000 años BP y prosiguen con pequeñas fluctuaciones hasta los 7.500, cuando se inicia la última expansión de Quercus de tipo esclerófilo y comienzan a apreciarse los primeros síntomas de intervención importante del hombre. Durante el Neolítico se producirán grandes cambios en la vegetación en los que ya es difícil deslindar causas climáticas y antrópicas: retracción de los bosques caducifolios (y de ciertos bosques de Juniperus) en favor de los esclerófilos, deforestación antrópica, extensión de los pinares mediterráneos, de los matorrales y garrigas y de la vegetación herbácea, etc. (Bolós, 1981; Pons & Quezel, 1985).

Encinares: Constituyen los bosques esclerófilos más característicos de la Comunidad Valenciana. La actuación que el hombre ha ejercido sobre el territorio, a través de la agricultura y la ganadería, la extracción de leña y madera, el carboneo, etc., han conducido a que hoy sólo representen aproximadamente el 8% de la superficie forestal arbolada. Por el contrario, se considera que constituyen la vegetación potencial de la mayor parte del territorio valenciano y que fueron el tipo de vegetación dominante al final del Paleolítico.

(…)

Los pinares, sabinares y matorrales de alta montaña y otros climas fríos mediterráneos se incluyen en la clase de vegetación Pino-Juniperetea. Por lo general se trata de comunidades relativamente abiertas, en las que las copas del estrato arbóreo no suelen llegar a formar un dosel continuo, con un sotobosque arbustivo bien desarrollado, en tanto que en el estrato herbáceo suelen escasear las plantas. Pero no todas las coníferas presentes en la región Mediterránea pertenecen a esta clase, ni forman bosques propios o primarios. Algunas son un elemento más de otros bosques, caso de los enebros o sabinas en ciertos carrascales, o constituyen lo que se denominan bosques secundarios, como es el caso de Pinus halepensis y Pinus pinaster, cuya extensión se ha visto favorecida por las extensivas repoblaciones que desde los años 40 se han realizado en la Comunidad Valenciana.

Indiferente al tipo de sustrato, aunque más común en suelos calizos, (Pinus halepensis) es (actualmente) la especie arbórea más extendida y abundante en la Comunidad Valenciana; supone aproximadamente el 70% de la superficie forestal arbolada. Ha sido el pino más favorecido por las repoblaciones forestales y sus masas han sido las más afectadas por los incendios en los últimos años”.


LA VEGETACIÓN FORESTAL VALENCIANA. Rosa Pérez Badía. Profesora Titular de Botánica.

“Con el fin de la última glaciación, hace unos 11.000 años, los pinos empiezan a escasear en La Mancha, mientras que los Quercus, tanto caducifolios (Q. faginea) como perennifolios (Q. ilex), acaban dominando el paisaje forestal.
El clima se hace más cálido que en el periodo glaciar y aunque llueva más, la evapotranspiración es mucho mayor por lo que se acusa claramente un déficit hídrico durante el verano. Debido a éste déficit, unido a las altas temperaturas, desaparecen progresivamente los abedulares con avellanos, que irán siendo sustituidos por los bosques riparios actuales, compuestos principalmente por árboles de los géneros Fraxinus y Tamarix.
En el Sistema Ibérico una de las secuencias polínicas que abarcan mayor lapso de tiempo es la de Verdelpino. Hay una relativa abundancia de pinos a lo largo de todo el Holoceno, con mayor presencia en el tardiglaciar. El género Quercus también estuvo siempre presente. Podría definirse un paisaje de bosques mixtos (pinos, encinas y quejigos) con predominio de Quercus, en las partes medias y bajas de los valles, y de los pinares en el tercio altitudinal superior.
Pero a partir del Mesolítico, con la sedentarización definitiva y una organización social cada vez más compleja, todo cambia. El impacto humano sobre los bosques cobra a partir de entonces una especial importancia por 3 motivos: 1. El incendio forestal intencionado. Con fines cinegéticos, ganaderos, agrícolas o bélicos. Fragmenta y abre el bosque dificultando la regeneración de las especies tolerantes a la sombra. 2. La ganadería. Dificulta o impide la regeneración de especies no rebrotadoras en zonas de clima seco, como el dominante en la Región.
3. La agricultura. Por ocupación de suelos forestales que no podrán volver a serlo mientras perdure la actividad, o tampoco, si se erosionan en exceso”.


APROXIMACIÓN ALCONOCIMIENTO ACTUALDE LOS BOSQUES DE CASTILLA-LAMANCHAEN LA PREHISTORIA.

Jesús Charco García y Luis A. Gil Sánchez 2009.

“Según distintos vestigios históricos, las amplias áreas semidesérticas del sureste estuvieron, en tiempos relativamente recientes, cubiertas por una densa vegetación forestal habitada por una variada fauna muy distinta a la actual…”
“(…) pueden encontrarse alcornocales en la sierra de los Filabres o centenarios quejigales en la sierra de Cabrera, todos ellos vestigios significativos de una vegetación histórica muy distinta a la actual. Por otra parte, en yacimientos arqueológicos de las culturas de Los Millares y El Argar (2500-1300 a. C.), se han encontrado restos de animales propios de bosques (ciervo, corzo, oso, lince, gato montés...) y de polen de una gran variedad de plantas, hoy inexistentes.
El empobrecimiento de la vegetación, y en consecuencia de la fauna, producido en pocos siglos, no parece explicarse por razones climáticas, sino más bien a la intervención humana, especialmente las derivadas de la minería, la agricultura y el pastoreo”.
Instituto de Estadística y Cartografía. Atlas de la Historia del Territorio de Andalucía. Cambios en la Vegetación.

“Los dos diagramas presentan en un primer momento una dominancia de le encina-coscoja (Quercus ilex-Quercus cocciferae), como principal representante de la asociación Rhamno-Quercetum cocciferae. En el segundo estrato argárico (III-2) la encina/coscoja es reemplazada por el pino carrasco (Pinus halepensis) como especie más representada, lo cual hay que ponerlo en relación con la degradación de la vegetación, ligada a ña acción antrópica sobre el medio.
También hay que destacar la desaparición y disminución en los dos últimos estratos de varios de los taxones pequeños, entre los que hay que destacar las especies de la ripisilva, como Fraxinus sp. Y Tamarix sp.”.


Las relaciones hombre-vegetación en el sureste de la Península Ibérica durante las edades del Cobre y Bronce a partir del análisis antracológico de siete yacimientos arqueológicos.
María Oliva Rodríguez Ariza- Universidad de Granada. 1992
Kaiser
Mensajes: 914
Registrado: Lun Ago 31, 2009 11:48 am
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Kaiser »

Una pregunta muy de novato, pero es una duda que siempre me queda sin solución:

La encina (Quercux Ilex) tiene siempre la hoja dentada o con "pinchos" o presenta variedades con hoja redondeada?
En caso de que haya ambas variedades, es la de hoja redondeada la que alcanza mayor porte verdad?

Es que la encina "carrasca" que conozco, habitualmente no alcanza mucho porte y se presenta casi siempre con varios "pies" en la base, fruto de la misma bellota pero que acaban originando diferentes copas. En cambio las grandes encinas del sur peninsular no nacen de esa forma.
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

A mí me ocurre algo similar con la encina, Káiser, por más que quiera, no logro aclararme. Se habla de dos subespecies, Quercus ilex ilex, y Quercus ilex rotundifolia, a veces también denominada Quercus ilex ballota, pero no termino nunca de saber cuál es cuál, ni su distribución peninsular y/o europea, y también, en una misma zona, en distintos ejemplares, y no necesariamente de un porte u otro, he observado lo que comentas, que unos tienen las hojas más "lauriformes" y otros más "pinchosas" :roll: ...

Se habla mucho de hibridación, de distinción a partir de condiciones del suelo...Para mí, todo un misterio sin resolver de forma personal.

Sólo sé que por aquí, y aunque ya no queden muchas, o se encuentren bastante localizadas en su distribución, se usa indistintamente los términos de "alzina" y "carrasca". Quizás, y puede que erróneamente, me queda la impresión de que si la especie tiene porte arbóreo considerable se le denomina "alzina" (encina), y si es más bien de aspecto arbustivo o de árbol chaparro o incluso espigado, se le llama "carrasca".
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

Respecto a lo que estamos tratando, sobre cuál sería la política forestal idónea para España, y más allá de que, de forma muy general, podamos entender a la encina como la especie principal mediterránea y al roble como la eurosiberiana, queda meridianamente claro que esto es sólo como concepto muy básico de partida, y que la multidiversidad específica, dependiendo de pisos, áreas, etc., tiene que ser muchísimo más que notable.

El problema es que hoy en día no podemos partir de esa situación ideal, sino más bien de otra muy distinta, que además no acompaña o beneficia al efecto del impacto humano en buena parte del país.

Podríamos decir que la situación, pese al impacto humano a lo largo del tiempo, y a mi modo de ver, muy global, es bastante buena en el suroeste peninsular, como punto de partida, no es del todo mala en el Pirineo-Prepirineo, requiere de mejoras y mayor diversidad en Sistema Central y Sistema Ibérico Norte, y se complica sobremanera en dos grandes áreas: el Norte-Noroeste y, sobretodo, Este-Sureste, principalmente por las quemas por pastos y la suplantación de autóctonas por eucaliptales en la primera zona, y por sobredimensión de "monocultivo" (intencionado y/o consecuencia posterior natural) de Pinus halepensis y la africanización-desertización que padecen grandes áreas.

Estas dos grandes áreas, con sus particularidades, y sus especies predominantes, cada vez más (eucaliptales y pinares de Alepo), no van a ser capaces de asumir o reducir la abrumadora presencia e impacto humano, sino que precisamente van a trabajar en contra, fomentando o favoreciendo los desastres y el castigo a un ya de por sí sobrecastigado medio.

¿Cómo revertir esto?...Pues ese es otro cantar, y fácil nadie dice que vaya a ser, desde luego, pero en mi opinión, una política forestal idónea en España, sobre todo en estas dos grandes zonas, debe empezar sí o sí atendiendo prioritariamente a esta cuestión.
Última edición por Sylvanus el Sab Abr 20, 2019 6:21 pm, editado 1 vez en total.
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

Una pregunta, que siempre me devora por dentro, y que me gustaría lanzar a los botánicos del Foro para conocer su opinión:

¿Para conseguir un carrascal-encinar, tanto partiendo de bellota como de plantón, es necesario hacerlo a la "sombra" o cobijo de "Pinus"?.

Entiendo que pueda ser aconsejable o más favorable desde cierto punto de vista pero (que no desde otros, a mi modo de ver), lo que me gustaría saber es si no hay otras posibilidades, partiendo desde una zona matorralizada, en la fase que sea, eligiendo los lugares menos expuestos dentro del área, etc.

Es que siempre hemos escuchado la martingala de los suelos pobres y castigados, que requieren de un primer asentamiento de vegetación secundaria, en este caso Pinus halepensis, para dar el espacio acorde a la potencialidad de Quercus, pero esta posibilidad regenerativa, que sería la "natural", resulta bastante inviable desde nuestro presente por muchos motivos.

Esto podría ser viable en un lejano pasado sin nuestra huella de por medio, o muy minimizada, porque a la mayoría del entorno, potencial, muy distinto, le daba tiempo a absorber aquellos rodales secundarios de regeneración fruto de incendios naturales, arrastres torrenciales, etc., que efectivamente, con el tiempo pasaban de nuevo a lo que pasaban, pues era muy difícil una recaída en el desastre para el mismo punto concreto, pese a la idoneidad específica vegetal secundaria pirófita, por ejemplo.

Pero claro, hoy en día es otro cantar, otro escenario que nada tiene que ver, y se toman las teorías desde el papel, y luego pues pasa lo que pasa.

Un suelo castigado, desforestado, erosionado, vale, vamos a proporcionar la fase de vegetación secundaria, matorral y Pinus halepensis, por ejemplo, para favorecer después la potencial de Quercus...¡Ja!, naranjas de la China.

Para empezar, es todo un contínuo sin potencialidad, es decir, no hay bosques maduros óptimos bien desarrollados que puedan frenar el desastre, al contrario, la enorme continuidad se promueve desde el papel con las especies secundarias de regeneración (Pinus halepensis), se dice que con el objetivo de conseguir llegar a la fase óptima, pero yo creo que siempre ha sido más bien un buscar "lo verde", algo que dé la apariencia de "forestal" o "bosque", de forma muy cortoplacista, y desde luego, sin trabajar nada después.

La consecuencia de ello son enormes incendios sin ningún tipo de freno, porque evidentemente, hoy las posibilidades se multiplican por el posible impacto de 45 millones de habitantes y multitud de otras situaciones generadas por lo humano (chispas, cristales en el monte...etc), de tal forma que, no ya de forma natural, sino incluso artificial, cualquier intento de regeneración, con bellota, con plantones, de la forma que sea, si se encuentra "amparado" o rodeado por "Pinus", pues no tiene absolutamente ninguna posibilidad, y período tras período (más o menos prolongado), las áreas "reforestadas" (pinus), tanto artifical como "naturalmente", acaban calcinadas una y otra vez, haciendo inviable e imposible ningún tipo de regenearción forestal, y mucho menos aquella encaminada al óptimo, ya que en todo caso se autofavorecen, se retroalimentan las pirófitas secundarias, que serían eso, sólo secundarias en un pasado, presentes, sí, pero muy localizadas y no como hoy, que son la tónica general abrumadora, y por tanto la pescadilla cíclica que se muerde la cola y lleva a la "africanización" en grandes áreas muy proclives a ello.

Retomo la pregunta pues, ¿no es posible buscar las mejores áreas dentro de una zona aún sin halepensis, incluso eliminándolos y reduciendo su "peligrosidad", para buscar una plantación de quercíneas de primeras?...Y quien dice Quercus, dice también otras más exigentes, en barrancos, vaguadas...

Es que yo cuando veo ejemplos como este, en medio de un pinar, me santiguo y pienso, sí sí, hay cierta voluntad, pero..."que Dios te pille confesado, amigo"...

Imagen
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

En resumidas cuentas, y para la gran zona Este-Sureste...¿Qué política forestal es idónea?, ¿Cómo se pasa de esto?:

Imagen

¿A esto?:

Imagen



Por que a día de hoy, ni por asomo, vamos, a Años Luz...



Lo que ocurre cíclicamente es que se pasa de esto:

Imagen



A esto:

Imagen

Imagen




Después a esto, como mucho:

Imagen




De nuevo a esto:

Imagen



Y finalmente a esto:

Imagen

Imagen



Directos al desastre más absoluto, una y otra vez...
Avatar de Usuario
Yurakuna
Mensajes: 159
Registrado: Jue Nov 03, 2016 5:02 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Yurakuna »

Sylvanus escribió: Sab Abr 20, 2019 5:42 pm El problema es que hoy en día no podemos partir de esa situación ideal, sino más bien de otra muy distinta, que además no acompaña o beneficia al efecto del impacto humano en buena parte del país.
Totalmente de acuerdo con esta afirmación. Pensar hoy que lograremos volver a esa situación ideal o, mejor dicho, idealizada sería un grave error. El impacto del hombre ha sido tal que un regreso a la situación que existía en el óptimo del Holoceno es simplemente imposible en muchos lugares. El SE de la Península es, desde ese punto de vista, absolutamente esclarecedor. Allá donde había bosques variados con una rica fauna hoy hay un casi desierto que es absolutamente irrecuperable. Ya no hay suelos (la erosión se los llevó) y ya no hay una vegetación que logre atemperar los efectos del clima. Eso no significa, sin embargo, que no pueda haber vida en esas zonas pero esa vida tendría que llegar de otras zonas que hoy por hoy consideramos como "exóticas". En otras regiones, las perspectivas son mejores pero tampoco tenemos que ignorar que nos encontramos en un periodo de profundo cambio climático que podría mandar al baúl de los recuerdos esa situación ideal que solemos coger como referencia. La superficie de encinares y de alcornocales afectada por el fenómeno de la seca es tal, que personalmente dudo mucho que la encina siga siendo la especie idónea en muchas regiones si siguen acentuándose las sequías que afectan nuestro país, tal como lo han hecho en las últimas décadas. Resumiendo: vamos hacia un futuro muy incierto que, creo yo, nos debería llevar a planteamientos muy prudentes y muy variados. Lo de apostarlo todo por una o dos especies me parece muy arriesgado. Variedad, variedad y más variedad creo que debería ser el lema para las próximas décadas si queremos evitar malas sorpresas en el futuro. Variedad de especies y variedad de paisajes y para ello yo creo que necesitamos un rewilding hecho con inteligencia que permita que esa variedad se mantenga en el tiempo. De lo contrario, seguiremos viendo lo mismo: densos bosques de la especie que sea que arden todos de lo lindo cuando llegan las sequías. Poco importa aquí que hablemos de pinos, de eucaliptos o de frondosas. Contrariamente a lo que se pudiera creer, el mayor incendio forestal de 2018 arrasó exclusivamente robledales y encinares en la provincia de León !
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

¿Qué incendio fue ese en León, Yurakuna?...Yo sólo leo esto:

León registró en 2018 el único gran incendio del año en Santa Colomba de Curueño Santa Colomba de Curueño (León), al parecer con un origen intencionado, y que dejó un balance de 645 hectáreas afectadas, en su mayoría de matorral y monte bajo.

https://www.lanuevacronica.com/leon-reg ... de-curueno

"Las llamas afectaron principalmente a zonas de matorral y arbolado de pino y roble"

https://www.lanuevacronica.com/extingui ... el-curueno


Porque claro, con principalmente matorral, monte bajo y pino...normal que se lleve por delante robles...

Imagen

Imagen
Avatar de Usuario
Yurakuna
Mensajes: 159
Registrado: Jue Nov 03, 2016 5:02 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Yurakuna »

Sylvanus escribió: Sab Abr 20, 2019 6:21 pm Es que siempre hemos escuchado la martingala de los suelos pobres y castigados, que requieren de un primer asentamiento de vegetación secundaria, en este caso Pinus halepensis, para dar el espacio acorde a la potencialidad de Quercus, pero esta posibilidad regenerativa, que sería la "natural", resulta bastante inviable desde nuestro presente por muchos motivos.
Sylvnus, permíteme disentir con esa afirmación. Al menos aquí en España. Es cierto que en otros países, como Francia, ese papel de los pinos como especie colonizadora de terrenos alterados se asume como un hecho incontestable. Aquí en España, en cambio, los naturalistas y los ecologistas ignoran por completo el papel de los pinos en ese proceso de recuperación del bosque. Mira este diagrama, lo encontré en internet y es de algún libro de secundaria:

Imagen

Como puedes ver, lo que "vendemos" a nuestros niños es la imagen de un bosque ideal dominado por los Quercus en el que no hay ni pinos, ni enebros, ni nada parecido...

No quisiera decir nada absurdo, pero la importancia de los pinos en esa sucesión lo demuestra la mismísima evolución ocurrida tras la última glaciación. En todos los lugares que el bosque reconquistó, los pinos fueron la avanzadilla del bosque y luego vinieron las frondosas a tomar el relevo allá donde las condiciones eran las mejores.

Lo malo. como bien dices en tu última entrada, es que actualmente casi nunca se llega a completar esa evolución del bosque. Pero eso es algo que naturalmente también debía ocurrir en el pasado. Me imagino que tras pasar una manada de mastodontes por algún bosque maduro de encinas o de robles, el paisaje se abría de nuevo favoreciendo el regreso de especies colonizadoras como los pinos...
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

Independientemente de esto último del incendio en León, que no leo tanto de encinas y robles, sino matorrales y pinos, ya te he dicho en muchas ocasiones que yo no voy a compartir jamás la inevitable africanización de nuestro territorio, porque entiendo que, en su mayor parte de responsabildad, no es debida al Cambio Climático, sino a la acción humana, y por lo tanto, del mismo modo que hemos metido mano para aniquilñar, no sólo podemos sino que debemos "meter mano" para restaurar o devolver.

A poco que les ayudamos, vemos la respuesta de las especies...No serán necesarios arruís ni gacelas, si retornan como están retornando las cabras hispánicas, los corzos y los ciervos.

El sureste está muy castigado, sí, castigadísimo, pero yo estoy convencido que una ambiciosa política de regeneración, incluso de suelos en primera instancia, podría salvarlo de su condena.

Ahora bien, la voluntad y esfuerzo tiene que ser de magnitudes jamás vistas, y ahí si coincido en ver que esto...parece que va a ser que no.

Seguro que se compra antes la cantinela de la inevitabilidad de lo inevitable, ya se sabe, como los tópicos del balón..."el fútbol es así", "hoy no existe rival pequeño", "no ha sido cuestión de actitud, los muchachos lo dieron todo", "el factor suerte existe", "la pelotita no quiso entrar", "las lesiones no acompañaron", "el estado del césped no favoreció el juego del equipo", bla, bla, bla, bla...

Imagínate lo bien que vendrá:

"El ecosistema ibérico debe convivir con el fuego sí o sí y a todas horas", "el Cambio Climático tal y tal", "la africanización es un hecho inevitable", "la pertinaz sequía", "no se puede uno quedar en una situación ideal", "hay que partir del desastre asumiéndolo ya como propio y contentarse", "es simplemente imposible ni siquiera un mínimo acercamiento a otro escenario", "tenemos lo que tenemos, pero podemos aprovechar economicamente la biomasa", "los eucaliptales no son malos, cambio de escenario, ya no hay autóctonas", "los tiempos cambian y hay que amoldarse"...Y todas esas cositas.
Avatar de Usuario
Yurakuna
Mensajes: 159
Registrado: Jue Nov 03, 2016 5:02 pm
Ubicación: Madrid
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Yurakuna »

Sylvanus escribió: Sab Abr 20, 2019 7:32 pm ¿Qué incendio fue ese en León, Yurakuna?...Yo sólo leo esto:

León registró en 2018 el único gran incendio del año en Santa Colomba de Curueño Santa Colomba de Curueño (León), al parecer con un origen intencionado, y que dejó un balance de 645 hectáreas afectadas, en su mayoría de matorral y monte bajo.
Efectivamente, a ese incendio me refiero que no fue, sin embargo, el más grande. Tan solo hubo en 2018 3 grandes incendios de más de 500 has en España:

Provincia / Municipio / Fecha /Superficie Forestal (ha)
León / Santa Columba de Curueño / 12/05 / 645,00
Huelva / Nerva / 02/08 / 1.484,94
Valencia / Llutxtent / 06/08 / 3.146,69

Las especies afectadas en ese incendio fueron las siguientes:

573 ha Melojares (Quercus pyrenaica)
29 ha Pinar de pino salgareño (Pinus nigra)
15 ha de bosques mixtos de frondosas
8 ha Mezcla de coníferas
7 ha de pinar de pino albar (Pinus sylvestris)
6 ha no arbolado (caminos, cortafuegos, zona agrícola)

Son estadísticas oficiales que he encontrado en internet y que demuestran claramente que cuando hay una sequía importante, no se salva ni una especie. Creo que era importante resaltarlo porque a menudo caemos en la trampa de acusar a los pinos o a los eucaliptos de arder fácilmente olvidándonos que nuestras frondosas también arden. De hecho, para algo sirve el corcho del alcornoque...
Sylvanus
Mensajes: 3738
Registrado: Lun Oct 03, 2011 6:49 pm
Contactar:

Re: ¿Cuál sería la una política forestal idónea?

Mensaje por Sylvanus »

Yurakuna escribió: Sab Abr 20, 2019 7:38 pm
Sylvanus escribió: Sab Abr 20, 2019 6:21 pm Es que siempre hemos escuchado la martingala de los suelos pobres y castigados, que requieren de un primer asentamiento de vegetación secundaria, en este caso Pinus halepensis, para dar el espacio acorde a la potencialidad de Quercus, pero esta posibilidad regenerativa, que sería la "natural", resulta bastante inviable desde nuestro presente por muchos motivos.
Sylvnus, permíteme disentir con esa afirmación. Al menos aquí en España. Es cierto que en otros países, como Francia, ese papel de los pinos como especie colonizadora de terrenos alterados se asume como un hecho incontestable. Aquí en España, en cambio, los naturalistas y los ecologistas ignoran por completo el papel de los pinos en ese proceso de recuperación del bosque. Mira este diagrama, lo encontré en internet y es de algún libro de secundaria:

Imagen

Como puedes ver, lo que "vendemos" a nuestros niños es la imagen de un bosque ideal dominado por los Quercus en el que no hay ni pinos, ni enebros, ni nada parecido...

No quisiera decir nada absurdo, pero la importancia de los pinos en esa sucesión lo demuestra la mismísima evolución ocurrida tras la última glaciación. En todos los lugares que el bosque reconquistó, los pinos fueron la avanzadilla del bosque y luego vinieron las frondosas a tomar el relevo allá donde las condiciones eran las mejores.

Lo malo. como bien dices en tu última entrada, es que actualmente casi nunca se llega a completar esa evolución del bosque. Pero eso es algo que naturalmente también debía ocurrir en el pasado. Me imagino que tras pasar una manada de mastodontes por algún bosque maduro de encinas o de robles, el paisaje se abría de nuevo favoreciendo el regreso de especies colonizadoras como los pinos...
Cierto Yurakuna, pero es que hoy en gran parte de España, esto ya no existe ni por asomo.

Se aniquiló tantísimo el medio, que como mucho el monte quedaba como bancales con cierto arbolado de secano... :roll:

Por supuesto que pinus, y especialmente halepensis, supone esa fase secundaria que, con el tiempo, daría paso a Quercus, veo que ahí ya coincidimos, y por supuestísimo también que pinus no es el malo malote abominable de la película. Pinus tenía su papel, el que tendría naturalmente en un interglaciar, que por supuesto sería muy relevante, pero eso sí, circunscrito o acotado, sin enormes contínuos.

Con sus especies, que sí eran dominantes en el Oro e incluso en el Supramediterráneo, a partir de cierta altitud, y y con aquellas otras marginales en cotas medias y bajas.

Tras una degradación, reconquistaban los primeros, y luego dejaban paso...¿y por qué dejaban paso?, pues porque era muy difícil que el paso prolongado del tiempo volviera a procurar enel mismo sitio otra degradación, otro fuego, otro arrastre torrencial, otro tornado, etc.

¿Pero hoy?...¿Cómo entendemos y asumimos hoy ese papel?...

Pues oiga, quizás pueda entenderse en plena Sierra Morena, como apunta Targui. Imaginemos que allí se produce un desastre (que él ni recuerda para la zona de Córdoba), pues bien, quedaría a modo de rodal, no traspasaría con fuerza a los bosques más o menos potenciales de Quercus, y con el timepo terminaría siendo recolonizado por Quercus si es que no lo machacamos otra vez...

¿Pero en la mayoría de la fachada oriental peninsular?...Eso es impensable hoy. Condenados, de no modificarlo a escala enorme desde nuestra gestión.
Responder

¿Quién está conectado?

Usuarios navegando por este Foro: No hay usuarios registrados visitando el Foro y 0 invitados